Menú Cerrar

La iridología y cómo diagnóstica al paciente.

La iridología es la terapia alternativa que estudia  los ojos para diagnosticar enfermedades pasadas, presentes y la propensión a padecer otras en el futuro.

¿Qué estudia la iridología exactamente?

El estudio del pigmento del iris es la base de la iridología; del color se deduce su origen, de su forma, el diagnóstico y de su posición, el órgano que presenta alteraciones.

El iris puede presentar tres coloraciones básicas:

Clara, azulada o linfática.

Oscura, marrón o hematógena.

Mixta, con mezcla de las anteriores.

iridología y la prevención de las enfermedades                                el ojo y las enfermedades

Cada una de ellas muestra una predisposición a padecer determinadas enfermedades relacionadas con la linfa, con la sangre o con ambas, respectivamente, así como unos rasgos de carácter peculiares en el individuo según la coloración que presente.

La disposición de las fibras que forman el iris, su uniformidad y su trayectoria permiten determinar el índice de vitalidad del organismo.

La correlación entre los órganos y el iris se efectúa a través de su irrigación sanguínea y del sistema nervioso vegetativo.

¿Qué puede diagnosticar  la iridología?

Según el Dr. Omar Enrique Moreno, mediante la observación del iris puede diagnosticarse:

  1. En qué estado se encuentran los órganos, glándulas y tejidos, el nivel de circulación sanguínea, su toxicidad, si existe inflación en alguno de ellos y dónde se encuentra, se puede determinar la relación que unos órganos ejercen sobre otros, el grado de acidez que existe en los mismos e incluso la deficiencia de minerales. Al mismo tiempo se puede observar en ellos el efecto de mejora o no sobre ellos de un tratamiento específico.
  2. Fortaleza o debilidad constitucional del individuo.
  3. En qué estado se encuentra nuestro aparato digestivo, si existe acidez, espasticidad, abombamiento, prolapso, inflamación, y condición nerviosa.
  4. Deficiencias nutricionales.
  5. Congestión linfática.
  6. Fuente de infecciones de bajo nivel.
  7. Resultados de la fatiga por estrés físico y mental.
  8. Condición preclínica de muchas enfermedades tales como la diabetes, cardiovascular, apendicitis, prostatitis, etc.
  9. Potencia senil

No olvide consultar a su médico antes de comenzar un nuevo tratamiento o terapia.

Artículos relacionados