Menú Cerrar

La osteopatía y el equilibrio del cuerpo humano

¿Qué es la Osteopatía?

La Osteopatía es una terapia alternativa que trata las afecciones procedentes de los trastornos en la estructura corpórea con técnicas manuales.

La osteopatía busca el equilibrio y la buena movilidad de la arquitectura esquelética y de sostén, como de los órganos del cuerpo en el espacio.

Toda perturbación de una estructura puede ser el origen de una disfunción, y un factor causal o que predispone a la alteración de la salud. Todas las estructuras óseas y todos los tejidos del cuerpo, deben conservar intactos su movilidad para autorizar el buen funcionamiento de todas las funciones, asegurando la interdependencia e interrelación de los distintos sistemas y componentes del organismo.

Para el osteópata es de suma importancia el concepto de lesión osteopática, que se podría definir como una fijación o falta de movilidad en cualquier estructura u órgano.

La finalidad de la osteopatía es devolver el movimiento normal a estas estructuras, órganos o tejidos conectivos, por medio de manipulaciones manuales con la finalidad de conseguir un perfecto estado de salud.

osteopatía y beneficios

¿Cómo se hace un diagnóstico en osteopatía?

Para determinar que tratamiento seguir y el origen de las molestias, el osteópata examinará su cuerpo de pie, sentado y acostado. Examina el sistema musculoesquelético. Se prueba la movilidad de los órganos internos y los huesos del cráneo, la rigidez de los músculos y articulaciones así como el tejido conectivo, también comprueba la función del diafragma, el sistema nervioso, los vasos y los líquidos de manera manual.

El osteópata lleva a cabo exámenes del sistema circulatorio, locomotor o neurológico, así que no se extrañe si realiza pruebas de otras partes del cuerpo, que no sean los huesos o los músculos. Además de tomar la tensión, puede pedir radiografías resonancias magnéticas o análisis de sangre y orina

No existe ningún procedimiento terapéutico estándar para una lesión o enfermedad, sino que se adapta a cada caso particular.

Todas las pruebas determinarán qué técnicas de tratamiento se deben seleccionar para este paciente. Las posibles técnicas de tratamiento son: desbloquear y movilizar las articulaciones, fortalecer o estirar los músculos, relajar el tejido conectivo, masajear órganos.

osteopatia y tratamientos

 

Clasificación de técnicas según sobre qué tejidos actúe:

Osteopatía estructural  o articular:

Trata todas las lesiones articulares y periarticulares del raquis vertebral y de los miembros. El objetivo es «liberar» la estructura de distintos tejidos u órganos de sus posiciones «constrictoras», permitiendo con esa «liberación» el restablecimiento de los programas correctos de interrelación entre todos los sistemas corporales.

Osteopatía craneal:

Se dedica a la normalización de las suturas y los movimientos craneales. Basa su actuación en la existencia del Movimiento Respiratorio Primario (MRP) que es el mecanismo involuntario responsable de la micromovilidad de cada una de las células del organismo.

la osteopatia y sus beneficios

Osteopatía Visceral:

Trata  las alteraciones viscerales y ginecológicas por lesión osteopática. Esta vertiente fue desarrollada por los osteópatas Jean Pierre Barra y Pier Mercier quienes consideraron a las vísceras como articulaciones. Cada una de ellas tiene un movimiento específico relacionado con la respiración, el diafragma y el Mecanismo Respiratorio Primario (MRP). Por lo que la falta o bloqueo de este movimiento puede dar lugar a un trastorno funcional que, si no es corregido, puede provocar una lesión estructural.

Qué disfunciones trata la osteopatía y qué beneficios se obtiene:

  • Esta terapia beneficia a personas con dolores cervicales, lesión por latigazo, falta de alineación de las articulaciones vertebrocostales, ciática, escoliosis, tensión muscular crónica o desviación de la columna, siempre y cuando no existan deformaciones vertebrales, además la osteopatía también ayuda a remediar algunos procesos agravados y a veces causados por problemas de la estructura musculoesquelética, como el síndrome premenstrual, sinusitis recidivante, asma, migraña y cefalea tensional.
  • Contribuye a la recuperación de lesiones deportivas o laborales o simplemente las derivadas de mala postura.
  • Durante el embarazo la osteopatía se emplea para aliviar el dolor de espalda, que es más notable cuando el feto va ganando peso, así como el ardor de estómago y el estreñimiento.
  • De igual manera ayuda a recuperarse de los dolores ocasionados por el esfuerzo del parto.

¿Para quién no está indicada la osteopatia?

La osteopatía está contraindicada en inflamaciones, espondilitis anquilopoyética, en la que los ligamentos pierden flexibilidad y oprimen las vértebras unas contra las otras, infecciones, fracturas, cáncer, luxaciones, malformaciones óseas, artritis y artrosis vertebral severa.

Antes de comenzar cualquier tratamiento, consulte con su médico si esta terapia es adecuada para su caso.

Artículos relacionados