Menú Cerrar

¿Qué es la quiropraxia?

La quiropraxia  es la terapia alternativa que diagnostica y trata desórdenes mecánicos del sistema musculoesquelético y sus efectos sobre el sistema nervioso y la salud en general.

El objetivo de la quiropraxia es restablecer la salud manipulando las zonas afectadas ya que se basa en la teoría de la subluxación (cuando dos o más vértebras pierden su motricidad o su posición normal), alterando así  el flujo de energía y comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo.

¿Qué secuelas puede provocar una subluxación?

Dolor de espalda,  dolores de cabeza, dolores de brazos, hombros y piernas, colon irritable, gastritis, lumbago, ciática, angustia, agotamiento físico, vértigo y mareos. Sin embargo puede darse que no tenga sintomatología, ni ninguna patología aunque de forma silenciosa esté mermando nuestra salud.

La subluxación, se produce por: estrés físico (caídas, accidentes, malas posturas continuadas…), estrés químico (medicaciones, tabaco, polución…) y estrés emocional (estrés laboral, problemas familiares etc.).

Se puede producir una subluxación en el parto, ya que el bebé para ayudarlo a salir recibe una gran presión en las cervicales y esto provoca malas alineaciones en las vértebras.

¿Cual es el objetivo principal de la quiropraxia?

Ante todo detectar subluxaciones y corregirlas de esta manera el cuerpo se va regenerando y recuperando por sí mismo.

La quiropraxia trata las zonas afectadas a través de los ajustes

Un ajuste es un movimiento manual preciso y controlado de aquellas vértebras que están mal alineadas de forma rápida, segura y específica. Puede escucharse un sonido cuando la vértebra es ajustada, debida a que los gases y fluidos de la articulación se liberan.

Al ajuste se puede llegar por medio de numerosas técnicas. En Quiropráctica se reconocen algo más de 50, aunque no suelen ser más de 15 las utilizadas normalmente por los quiroprácticos.

Algunas de las técnicas en quiropraxia son:

Lumbo-pélvica

Manipula tanto las vértebras lumbares como los huesos pélvicos, alineando correctamente la pelvis y la columna vertebral.

Técnica de manipulación

Con la técnica de manipulación, se logra el ajuste de la posición de articulaciones mediante la presión manual y el cambio en la estructura del esqueleto.

La Técnica diversificada

Es la técnica manual más clásica y utilizada en Quiropráctica. El objetivo de esta técnica se centra en la restauración de la función biomecánica normal mediante la corrección de la subluxación y en su aplicación sólo se emplean las manos. Con algunas modificaciones, se emplea también para ajustar las articulaciones en las extremidades.

Técnica de ajuste en extremidades (técnica periférica)

Basada en maniobras de movilización combinada con tracción, se utiliza en hombro, codos, muñecas y articulaciones de la mano, así como en cadera, rodilla, tobillo y articulaciones de los pies.

Técnicas basadas en el control de movimiento

Para establecer las fijaciones articulares, se testa  manualmente sus movimientos. El terapeuta comprueba  varias veces la articulación afectada, hasta determinar el rango de movimiento pasivo posible, que le permita aplicar un impulso corrector bien calibrado para superar el tope de restricción sin quedarse corto ni pasarse del límite. Ése será, el grado de empuje necesario para estirar la cápsula, los ligamentos y los tejidos circundantes, sin causarles ningún daño.

Técnicas de tejido blando

Como el masaje, calor, frío y movilizaciones, dirigidas a relajar los músculos de un paciente antes de una manipulación, así como para liberar los puntos gatillo (nódulos dolorosos en el seno de las fibras musculares) y para estirar los músculos, los tendones y las fascias. Sin embargo, para ello se necesita disponer de tiempo y los resultados no se consiguen de una manera tan rápida como cuando se aplica una manipulación de ajuste.

Es importante recordar que todas las manipulaciones implican un grado de riesgo, por pequeño que sea. Por ello se debe ajustar, sólo cuando sea necesario y sólo deben hacerlo los profesionales experimentados.

teoria de las subluxaciones

 

Algunas contraindicaciones en la quiropraxia serían:

  1. Anomalías tales como hipoplasia de la apófisis odontoides del axis y separación de la apófisis odontoides del cuerpo del axis, entre otras.
  2. Fractura aguda.
  3. Tumor de la médula espinal.
  4. Infección aguda, como osteomielitis, discitis séptica y tuberculosis de la columna vertebral.
  5. Meningioma.
  6. Hematomas, tanto espinales como intracanaliculares.
  7. Tumor maligno de la columna vertebral.
  8. Síndrome de cola de caballo.
  9. Hidrocefalia idiopática.
  10. Malformación de Arnold‐Chiari en la parte superior de la columna cervical.
  11. Dislocación de una vértebra.
  12. Tipos agresivos (invasores) de tumores benignos, como el quiste óseo aneurismático, el tumor de células gigantes, el osteoblastoma o el osteoma osteoide.
  13. Dispositivos de fijación o estabilización interna.
  14. Diastematomielia.
  15. Signos positivos de Kernig o de Lhermitte.
  16. Hipermovilidad generalizada, congénita.

Antes de comenzar un tratamiento, consulte siempre a su médico si esta terapia es adecuada para su caso.

 

Artículos relacionados